A lo largo de los siglos del cultivo de café se han desarrollado variedades de diferentes características que determinan su calidad en taza. Conozcamos a las principales.

Una de las inquietudes más frecuentes en torno al café es sobre cuántos tipos de café existen y en qué se diferencian. Como señalábamos en el post anterior, las dos especies de café más consumidas del mundo son la arábica (coffea arabica) y robusta (coffea canephora). De ellas se desprenden dos subgrupos de cafés con diferencias en cuanto a su morfología,  tamaño, rendimiento y calidad. A estos subgrupos se les denomina variedad o cultivar.

Las variedades han surgido por mutaciones o hibridaciones que se han realizado durante siglos de cultivo, en los que han ido dándose métodos de mejoramiento tradicionales. Según la World Coffee Research, no se ha creado hasta la fecha ninguna variedad de café disponible comercialmente por medio de la ingeniería genética.

Las variedades más conocidas son Typica y Bourbon. A partir de ellas se desarrollaron Caturra, Mundo Novo, Catuai, Pacamara, Maragogipe y Pache, por mencionar algunas. Otras variedades conocidas son Geisha, Catimor y Limani, entre otras. En términos generales, y según la World Coffee Research, podemos establecer estas diferencias:

– Bourbon: es conocido por su excelente calidad de la bebida a mayores altitudes. Su sabor es dulce.

– Caturra: calidad estándar.

-Maragogipe: de buena a muy buena calidad de bebida, pero de muy baja productividad.

– Pache: buena calidad en taza.

– Típica: su potencial de calidad en altura es muy bueno, pero es muy susceptible a la roya (plaga que ataca al café). Su acidez es limpia y dulce.

– Catuai: buen potencial de rendimiento y de calidad estándar.

– Mundo Novo: tiene una buena calidad en taza pero es susceptible a la roya.

– Pacamara: su potencial de calidad en altura es muy bueno y el tamaño de su fruto es conocido por ser muy grande.

– Geisha: tiene una calidad excepcionalmente alta a gran altura. Tiene características a té floral, con aroma a jazmín, flor de naranja y notas de bergamota.

– Limani: su potencial de calidad es bueno y es resistente a la roya.

– Catimor: conocido por su resistencia a la roya, pero de calidad baja.

¿De qué nos sirve saber sobre variedades? Es un factor que influye en el sabor del café. Por ello, es un dato que se incluye en las etiquetas de los empaques de café, pero la mayoría de consumidores desconoce de qué se trata. Hay otros factores que también impactan en la calidad como el origen (zona de producción), altura, métodos de procesamiento y nivel de tueste. En los próximos post profundizaremos en cada uno de estos aspectos, pero tener claro de qué tratan las variedades es el punto de partida para seguir avanzando en nuestros conocimientos cafeteros.

Comparte este contenido:
Última modificación: 26 julio, 2019

Autor